Bilardo, el doctor del fútbol